La experiencia por la que tuvo que pasar Octavi Pujades que ha decidido contar: “empecé a tolerarlas mal”

El actor narra una historia por la que pasó de jóven recordando un momento de su vida por el que ahora pasa su hija
Octavi Pujades

Tiempo de lectura: 2’

Octavi Pujades nos ha demostrado en más de una ocasión lo importante que es para él su familia. Y es que a través de las redes sociales, el querido intérprete ha ido publicando la mejor versión de sí mismo y de ella. Desde imágenes sorprendentes disfrazado de superhéroe en el hospital con su padre hasta las cenas familiares con sus hijos. El pasado año Octavi nos ha ido dejándo cada día más enganchado a sus redes sociales siendo aplaudido por todos por su forma de ver las cosas, mostrar su realidad y darnos ratitos de diversión junto a él y su familia.

Y es que, a pesar de su incorporación a la serie ‘Acacias 38’, el proyecto de TVE, Octavi ha dejado claro que no piensa renunciar a su tradicional publicación en las redes en la que muestra su dia a dia o bien con su familia, o con su pareja Anna Senán o simplemente contando algo interesante para sus fans. Ahora, deja embobados a todos sus seguidores con una curiosa anécdota de su juventud que ahora le es devuelta con su hija.

Octavi Pujades y su “terrible” experiencia con gafas

“A los seis años mi madre me llevó al oculista. Yo creía que veía perfectamente, pero no. Salí de allí con una prescripción de gafas por miope, y ya no me las quité durante todo el resto de mi infancia, mi adolescencia y mi juventud”, comenzaba diciendo en su cuenta de Instagram.

“Cuando me levantaba por la mañana lo primero que hacía era echar mano a la mesilla de noche, ponérmelas y ya no quitármelas hasta la noche, porque sin ellas no veía tres en un burro. Sobre los veintipocos años empecé a usar lentes de contacto, y la mejora que noté era importante: veía bien y encima, sin marcos que limitaran mi campo visual (los que estéis tan cegatos como yo estaba y llevéis gafas sabréis de qué hablo). Pero, con el tiempo, empecé a tolerarlas mal y a veces me amargaban las jornadas de rodaje”, comenta el actor confesando que en su juventud tuvo que pasar por el mal rato de no sentirse cómodo del todo con las gafas.

“Así que en 2004, pocos meses antes de que naciera @aliciaapujades, di el paso y me operé. Y para mí fue sorprendente. Ese gesto de despertar y buscar las gafas, automatismo fijado día a día durante más de dos décadas, desapareció como por arte de magia, como si nunca en la vida las hubiera llevado. Mis hijos no me han conocido con gafas”, confiesa. “Así que, cuando el otro día aparecieron por casa los dos últimos modelos que llevé, Alicia y yo no pudimos resistir la tentación de ponérnoslas y echarnos unas fotillos. Y tuvieron que ser unas cuantas, porque con semejantes culos de vaso no veíamos un pimiento, y mucho menos dónde encuadrábamos”.

Con este mensaje Octavi Pujades confesaba algo por lo que todos hemos pasado: una etapa de nuestra vida en la que hemos necesitado gafas y muchos no nos hemos sabido adaptar bien. Como miles de personas, el actor decidió dar el paso y operarse, algo que le supuso un gran cambio para bien y ahora, tiene una divertida anécdota que contar a sus hijos que quedará para siempre en el recuerdo.

TAMBIÉN TE INTERESA...

El sincero mensaje de Octavi Pujades que nos representa a todos: “sin ninguna otra preocupación”

MegaStarFM