Un niño, hospitalizado con un pronóstico muy grave, conoce a un perro y sucede algo totalmente inesperado

El niño Oscar, de 3 años, estaba al borde de la muerte cuando conoció al perro Leo
Un niño hospitalizado con un pronóstico muy grave conoce a un perro y sucede algo totalmente inesperado

Tiempo de lectura: 2’

Oscar Haskell es un niño de 3 años cuya vida no es igual que la de otros chicos de su edad. Oscar padece una grave enfermedad cerebral, y está ingresado en el hospital infantil de Southampton con un pronóstico muy malo. Durante toda su corta vida, el pequeño Oscar había tenido un sueño, poder jugar con un perrito. "Siempre le prometí que tendríamos un cachorrito", recuerda su madre.

En un momento dado, según cuenta el Mirror, los doctores avisan a la madre de Oscar, Zoe, de que se prepare para lo peor.

El pequeño está intubado, con el ritmo cardiaco disparado y los doctores se preparan sobre su muerte. Entonces, a uno de ellos se le ocurre una idea un poco loca. "Los doctores preguntaron si nos gustaría probar con un perro terapéutico", explica Zoe. "Me sorprendió bastante que hubiera un perro en la Unidad de Cuidados Intensivos".

Un niño hospitalizado con un pronóstico muy grave conoce a un perro y sucede algo totalmente inesperado

Un perro cambia la vida de Oscar

La madre de Oscar piensa que no tiene nada perder. Los doctores dan a su niño por muerto y esta es la opción que le queda. Así que consiente. Así entra en escena el golden retriever Leo, junto a su cuidadora Lyndsey. Lyndsey deposita la pata de Leo cuidadosamente sobre la mano de Oscar y sucede lo impensado: "Su ritmo cardiaco bajó", asegura la madre del pequeño. "Fue increíble", asegura Zoe, "los doctores rompieron a llorar, fue un milagro". Oscar llevaba tiempo sin mostrar signos de consciencia. "Al notar la pata de Leo, sonrió", recuerda emocionada su madre.

Oscar y Leo, amigos inseparables

Han pasado más de tres años desde esa escena de hospital y la vida de Oscar sigue sin ser nada fácil. El pequeño lleva muchas horas de hospital a sus espaldas y sigue luchando contra la terrible enfermedad que padece, una encefalomielitis. Pero ahora lo hace con la ayuda de su nuevo amigo inseparable, Leo. "Si no hubiera sido por Leo, no habría sobrevivido", asegura su madre. Ahora, el pequeño Oscar ha logrado incluso volver al colegio.



Leo es uno de los perros de terapia más importante del Hospital de Southampton, donde comparte sus tareas de apoyo emocional a enfermos con otros cinco perros como él. Pero Oscar es el número uno, como demuestra su relación con Leo, y por ello, ha recibido un premio.



TE INTERESA:

Un perro recibe una pizza de parte de su dueño y al abrir la caja se decepciona para siempre

Un perro es llavado al veterinario porque no ladra y las pruebas de ADN hacen saltar las alarmas

MegaStarFM