Un matrimonio pone una cámara oculta a su perro y lo que descubren les deja sin palabras

Los problemas de ansiedad de Joule lo han convertido en un perro travieso, pero Brenna no esperaba ver lo que de verdad hace cuando no están en casa
Un matrimonio pone una cámara oculta a su perro y lo que descubren les deja sin palabras

Tiempo de lectura: 3’

Joule es un perro con problemas de ansiedad, nerviosismo y un comportamiento travieso, pero lo que no esperaba su familia era ver algo increíble cuando instalaron una cámara oculta en el salón. El matrimonio Eckert decidió espiar a su mascota durante las ocho horas en las que se van a trabajar y dejan al animal solo en casa para terminar encontrándose con unas imágenes que revelaban una cara de su perro que desconocían.

Brenna y su marido son unos amantes de los animales que, hace cuatro años, decidió adoptar a Joule, un perro de raza braco húngaro mediano pero nervioso. Ellos mismos lo definen en redes sociales como un animal “velcro, por lo pegajoso que puede resultar con sus dueños. Tal era el apego que tenía la mascota a sus dueños que Brenna tuvo que llevar al animal a un terapeuta y entrenador de mascotas para proporcionarle algún tipo de tratamiento que le calmase.

Sospechan de su perro e instalan cámaras

Sin embargo, aunque Joule estaba inmensamente contento cuando veía a Brenna volver a casa, se encontraba también sorprendentemente calmado sobre el sofá del salón de la casa. Eso sí, la manta que cubre el mueble siempre aparecía revuelta o por los suelos. Por ello, la solución del matrimonio fue instalar una cámara de vigilancia para grabar lo que ocurría mientras no estaban.



Al volver a casa Brenna revisó las imágenes y descubrió que lo primero que hacía su perro era subirse al sofá y removerlo todo. Comenzaba a refregar su hocico contra la manta, saltar sobre los cojines, y moverse en círculos sobre apenas medio metro cuadrado de mueble. Nada fuera de inesperado, teniendo en cuenta los problemas de nervios que padece Joule y de los que todos sabían. Sin embargo, fue lo que pasó justo después lo que impactó a su dueña de sobremanera.

Un perro y un gato que hacen lo que nadie espera

Y es que Joule no es la única mascota que hay en la casa de los Eckert. El matrimonio, muy cariñoso con los animales, adoptó también a otro perro de una raza similar a dos gatos: uno negro y uno de color anaranjado y atigrado. Este último, de nombre Kelvin, es el que aparece en las imágenes para revelar qué es lo que ocurre en ausencia de los dueños.



Kelvin se sube al sofá cuando Joule se encuentra más agitado y comienza a refregarse con él. Un gesto simple pero que comienza a calmar al perro poco a poco, que incluso se recuesta sobre los cojines para que el gato le tranquilice con un ronroneo y con el contacto y el calor entre ambos. Además, llegado a cierto punto, uno se apoya en el otro y juntos se hacen una bola en el sofá durante las 8 horas que sus dueños están fuera de casa. Incluso el gato comienza en un momento del vídeo a acariciar el pelaje del perro, dejándolo en un estado muy cercano incluso a una pequeña “siesta”.

Un perro que es un fenómeno en redes sociales

Lo sorprendente de las imágenes llevó a Brenna y a su marido a comprobar si se trataba de algo inusual o un momento que se repetía todos los días en la casa de los Eckert. “Están juntos literalmente todos los días de la semana las ocho horas que estamos trabajando”, explica la propia Brenna a una web de mascotas.

Sospechan de su perro e instalan cámaras

Por ello, tanto la dueña como su marido decidieron comenzar una nueva cuenta de Instagram especializada únicamente en mostrar la idílica relación que mantienen perro y gato y a la que se han sumado el resto de mascotas de la casa.

Un perro que es un fenómeno en redes sociales

MegaStarFM