El tremendo error que cometes al hacer pan y que puede afectar a tu salud

El pan es uno de los alimentos estrella de la dieta mediterránea pero hay que saber almacenarlo correctamente
El tremendo error que cometes al hacer el pan y que puede afectar a tu salud

Tiempo de lectura: 3’

El pan es uno de los alimentos fundamentales de la dieta en nuestro país y casi en todo el mundo. Un producto que se elabora a partir de una masa de harina y agua, que tiene muchísimas variantes. Por ejemplo, con granos de muchos cereales dispares. Un entrante (o bien acompañante de una comida) que lleva formando parte de la dieta en todo el mundo desde hace miles de años y que tiene un valor gastronómico destacable.



El pan, alimento indispensable desde hace milenios

Este producto es uno de los más antiguos que se conoce, ya que la prueba más antigua de elaboración del pan data de hace 14.000 años. Esta prueba fue encontrada en un yacimiento de la cultura natufiense, que vivió en la zona que hoy ocupan Israel, Palestina, Jordania y Líbano. Además, formaba parte de la dieta romana y era la base fundamental de la dieta durante el medievo en gran parte del continente europeo. Esto se debía a la abundancia de cereales frente a la escasez de otros alimentos como la fruta, el pescado o la carne.



¿Es beneficioso este alimento si analizamos sus nutrientes?

Si comparamos el pan con otros alimentos de origen vegetal, el pan cuenta con una cantidad baja de nutrientes esenciales. Asimismo, cuenta con una cantidad alta de calorías... sobre todo de hidratos de carbono. Sobre todo, si nos centramos en el pan blanco elaborado a partir de harina refinada. Para que te hagas una idea, 25 gramos de pan blanco contienen:

-67 kilocalorías

-Grasas: 1 gramo

-Hidratos de carbono: 13 gramos

-Proteínas: 2 gramos

-Fibra: 0,6 gramos

Los alimentos como el pan que cuentan con una alta cantidad de hidratos de carbono pueden resultar perjudiciales para la salud, ya que el organismo transforma estos hidratos en glucosa. Por ello, las dietas con niveles relativamente altos en hidratos de carbono pueden aumentar el riesgo de padecer enfermedades como diabetes tipo 2 y problemas cardíacos. Además puede causar problemas a aquellas personas que son intolerantes al gluten.

Una alternativa saludable: el pan integral

Esta variante del pan tradicional resulta mucho más nutritivo y saludable, ya que reduce el riesgo de enfermedad coronaria, diabetes y de cáncer colorrectal. Contiene menores cantidades de azúcares y mayores proporciones de proteínas y fibra, por lo que facilitan la digestión y reducen el sobrepeso.

Las recomendaciones que necesitas para conservar en perfecto estado este alimento

Para alargar su vida útil, es importante que sigas los siguientes consejos que te trasladamos:

-Conserva el pan fuera del frigorífico. Esto tiene un sentido. El almidón es uno de los componentes del pan que se deteriora muy rápido en temperaturas inferiores de 8 grados. Si metes el pan en el frigorífico, el alimento se pondrá blando y perderá su sabor inicial.

-No lo cortes demasiado pronto. Si haces esto, la miga del pan se deteriorará muy pronto, así que no cortes más pan del que vayas a consumir en un principio.

-Congela el pan. Es la mejor forma de que ralentices su deterioro ya que puede permanecer varios meses sin perder sus propiedades esenciales.

El error que cometes al conservarlo que lo echaría a perder

Es el fallo que perjudica la conservación del pan. Si lo dejas en una bolsa de plástico, se deteriorará más rápidamente, ya que dificulta la circulación del aire y facilita la aparición de mohos y hongos perjudiciales para la salud y que pueden pasar desapercibidos al ojo humano. Por ello, una alternativa factible es que los dejes en una bolsa de papel que protegen al pan de un deterioro rápido y a la vez evitan que tenga demasiada humedad.

MegaStarFM