El sorprendente motivo por el tomarte un café antes de la siesta puede ser beneficioso

Te explicamos cómo es la combinación perfecta de la “siesta de café” que recomiendan los expertos
El sorprendente motivo por el tomarte un café antes de la siesta puede ser beneficioso

Tiempo de lectura: 2’

Si hablamos de primera hora de la tarde, después de comer siempre nos da un pequeño bajón, especialmente en verano, provocado por la digestión. La duración de la siesta perfecta, según apuntan los expertos, está entre 20 y 25 minutos, pero a veces es complicado, y nos vemos obligados a elegir entre café o siesta.

Pero, ¿por qué elegir entre uno u otro pudiendo tener los dos? La respuesta es hacer una “siesta de café”



¿Qué es una siesta de café?

Una forma de mantenernos alerta durante el resto del día es dormir entre 10 a 20 minutos pero después de tomar un café. Puede que esto te suene raro, pero no lo es tanto. De hecho, tiene una explicación científica. Los efectos de un café, en concreto de la cafeína, tardan entre 15 y 25 minutos en activarse por completo, por lo que, tras tomarlo y dormir unos 20 minutos, despertarás en estado de alerta.

Nuestro cerebro tiene una molécula, la adenosia, que nos recuerda que debemos descansar. Al tomar café, la cafeína actúa directamente bloqueando esta molécula.

La adenosina es un subproducto de la actividad normal del cerebro, que cuando se acumula y alcanza determinado nivel, se acopla a unos receptores en las neuronas provocando la sensación de cansancio. Cuando dormimos, la adenosina se elimina de forma natural de esos receptores y volvemos a estar alerta.

Sin embargo, si tomamos café antes de la siesta, la cafeína tardará unos 20 minutos en pasar de nuestro sistema digestivo a la sangre y de ahí al cerebro. Cuando dormimos la siesta durante esos 20 minutos, los niveles de adenosina bajan, justo a tiempo para que entre la cafeína en los receptores que han quedado libres.

La siesta café en tres sencillos pasos

Para hacer una siesta de café perfecta solo debes seguir tres sencillos pasos, en los que debes tener en cuenta el tiempo y el tipo de cafeína que tomes para obtener los resultados que estamos buscando:

El primer paso es la ingesta de cafeína. Para ello es recomendable que sea bebiendo café, ya que el té o los refrescos contienen esta sustancia pero en menor cantidad y debemos evitar las bebidas energéticas por sus efectos adversos. Para que haga efecto debemos beberlo rápidamente, ya que una vez que lo consumimos tenemos unos 20 minutos para dormir la siesta mientras que la cafeína comienza a actuar. Por ello, es mejor beberlo frío para poder dormir mejor.



El segundo paso es dormir la siesta. A ser posible, debe ser de forma inmediata tras bebernos el café para aprovechar el efecto de la cafeína. No te preocupes sino te duermes profundamente. Nos basta con estar medio adormilados, ya que nuestro cerebro lo asimilará como descanso y tendrá más efecto que tomar el café solo.

El tercer y último paso es el más importante. Debemos despertarnos a los 20 minutos, ya que si no lo hacemos podremos entrar en el estado de sueño REM o un sueño más profundo, por lo que la cafeína que está llegando a nuestro cerebro no causará el efecto deseado y en vez de espabilarnos nos dejará sensación de cansancio.

MegaStarFM