Las cuatro claves para evitar que tu perro sufra los efectos del calor este verano

Los termómetros comienzan a registrar valores más propios del verano y, como los humanos, los perros también sufren las consecuencias del calor
Las cuatro claves para evitar que tu perro sufra los efectos del calor este verano

 

Tiempo de lectura: 2’

La crisis sanitaria provocada por el coronavirus y el inicio del proceso de desescalada han hecho que el cambio de tiempo registrado estos días haya quedado en un segundo plano. Pero lo cierto es que esta semana se está anticipando el verano, con temperaturas más altas de lo normal, y que nos anuncian lo que nos espera de cara a los próximos meses.

Ya sabemos que en torno al calor hay división de opiniones entre los ciudadanos: algunos lo adoran por lo que ello conlleva (sol, playa, piscinas, lucir un buen cuerpo...), mientras que otros lo detestan. Pero no sé si alguna vez te has preguntado cómo llevan las mascotas las elevadas temperaturas durante los meses estivales. ¿Lo sufren? ¿Prefieren el frío? ¿Cómo mejorarles su calidad de vida durante el verano?

No hay una respuesta clara al respecto, pero sí sabemos que a los perros les cuesta más regular su temperatura corporal cuando hace calor. Incluso se han dado caso de canes que han fallecido como consecuencia de la energía solar. Por ello, y para evitar que tu perro coja manía al verano como consecuencia de las altas temperaturas, te ofrecemos una serie de consejos para que cuides a tu mascota estos meses que se avecinan;

Consejos para que tu mascota no sufra los efectos del calor

Bebe mucha agua fresca

La primera de ellas es, al igual que los humanos, mantenerlo hidratado con mucha agua fresca. Para ello debemos estar pendiente de que el bebedero no esté al sol, y que siempre haya una cantidad considerable en su interior. También es conveniente acompañar los paseos o viajes en coche con tu mascota de una botella de agua para refrescarle.

Protégelo del sol

La protección solar es otro de los factores a tener en cuenta. No debe exponerse más de lo necesario, al igual que nosotros. No es conveniente que su caseta se encuentre al aire libre, y mucho menos al sol durante las horas centrales del día (de doce del mediodía a siete de la tarde aproximadamente).

Los perros, al igual que el hombre, busca el ambiente fresco en los meses estivales. Facilitarles la labor es algo que sin duda agradecerán. Por ello, cuando optes por poner en funcionamiento el aire acondicionado o el ventilador de tu casa, invita a tu perro a compartir ese fresquito relajante.

Refrescar su cuerpo

Si bien es cierto que los canes sufren el calor, no suelen mostrarlo a través del sudor. Producen un efecto similar cuando mojamos su cuerpo y el agua se evapora. Es conveniente que con frecuencia se moje su cabeza y tronco para bajar su temperatura corporal.

Si se trata de una raza peluda, esquilarle es una alternativa válida, sobre todo en la parte de la barriga. Pero ojo, no te pases con la tijera, ya que el pelo por un lado da calor, pero a la vez les protege de las quemaduras.

Darle de comer en horas de menos calor

El verano es una época del año donde el apetito se reduce entre los humanos y las especies. Los animales no son diferente. Por ello, lo mejor es propocionarles comida en las horas con menos calor, como a primera hora de la mañana o ya esperar a la noche.

MegaStarFM