Kiko Rivera, en MegaStar: “La mayoría de los artistas creemos que tenemos siempre la razón”

El DJ y cantante habla del pelotazo que ha pegado con 'Mambo' y de las claves que le han llevado a triunfar de esta manera
Kiko Rivera en una imagen del videoclip 'Mambo', el temazo que le ha catapultado al éxito
YouTube

Tiempo de lectura: 4’

A pesar de que ni ha sido hasta la recta final del pasado año cuando terminaba de explotar, hace ya 11 meses que Kiko Rivera lanzaba al mercado musical 'Mambo'. Un tema que, solo en YouTube, cuenta con 12 millones de views. Decimos solo en la plataforma de vídeos, porque lo cierto es que las redes sociales han hecho su magia en este caso. Tanto como para, después de más de una década probando suerte en la industria, le han aupado a los primeros puestos en las listas de repoducciones.

¿Pensaba que iba a ser tan tremendo el pelotazo? Kiko responde de manera rotunda en llamada telefónica con MegaStarFM: “Pues mira, la verdad es que no”. Esa era la frase escueta e introductoria tras la que venía la explicación extendida y bien madurada: “Uno siempre hace las canciones con todo el cariño y el amor del mundo, como he hecho con todas las que he sacado a día de hoy, sin pensar en que fuese a tener un éxito tan grande”

“Y, además, que me ha dado tantísimas alegrías. No solo en el trabajo, que ha aumentado considerablemente, sino también en la personal. El poder, después de tantos años dedicándote a la música... que te llegue el éxito después de 12 años se carrera musical es una alegría tremenda. Tanto para mí como para la gente que me quiere: mi mujer, mi familia, mis amigos... Incluso mis hijos, que son un poquito más mayores y ya lo entienden algo más”, continuaba antes de dejar una de esas coletillas que harían estar orgulloso y feliz a cuanto apoyo tiene a su alrededor: “Te puedo decir que, para mí, es el mayor éxito de mi carrera, sin lugar a dudas”.



Analizando qué y cuánto ha cambiado

El DJ hace una reflexión sobre por qué no ha sido hasta ahora cuando ha sido capaz de conectar con el público: “Realmente me dio por sacar canciones demasiado románticas, que no eran tan alegres, vamos a llamarlo así. No eran tan fiesteras como puede ser el 'Mambo'. Creo que ese es un factor importante en el sentido de que las canciones anteriores no tuviesen tanto éxito”. Eso sí, hace una acotación esencial: “Tampoco me puedo quejar, porque tampoco es que tuviéramos cero escuchas, pero no tantísimo como el 'Mambo'”.

Así que, este Kiko renovado tiene muy claro que “el estilo a seguir es este”. ¿Por qué? Pues porque “la gente quiere ver de mi una música muy bailonga, que te recuerde al verano, con unos ritmos tropicales y divertidos. Eso lo tiene el 'Mambo' y es la línea por la que yo quiero continuar. A ver si hay suerte y volvemos a pegar con otra”.

Esta senda es la misma por la que transcurre 'Malibú', otro de los temazos cocinados a fuego lento en el laboratorio de ese equipo de trabajo en el que se apoya. Sin prisa, pero sin pausa, es consciente de que “hay que darle su tiempo”, como ha pasado con 'Mambo'. “La manera que tengo de trabajar las canciones y la manera que tiene de hacerlo mi equipo es dejándoles tiempo para que la gente las escuche, las baile, las disfrute... y todo a su debido tiempo. A ver qué tal va”, se muestra muy sereno.




Está en otra etapa. Una en la que ha absorbido las enseñanzas que le han id dejando los tropiezos en las vida. Ahora está bien rodeado de un equipo al lado del que reaiza 'brain storming' cada vez que comienzan a construir un temazo, buscando “lo que me pueda venir mejor”. Y añade: “Tengo a un chaval joven que es el que me escribe las letras con la jerga de las nuevas generaciones. Yo he compuesto muchas canciones, pero tendía a utilizar las palabras que se han utilizado toda la vida. Necesitaba el puntito de alguien que me ayudara con eso y, al final, he delegado algunas cosas y parece que vamos mejor”.

TikTok y el vestuario del Dépor

A lo largo de la conversación, reconoce el peso que tienen, en estos momentos, las redes sociales para extender lo que hacen los artistas. “Si no es lo más importante en una promoción, está en el Top 3”, manifiesta antes de explicar cuál es el punto diferencial que, considera, le ha permitido despegar de esta manera: “Al final intento tirar por los ritmos electrolatinos, veraniegos, tropicales porque creo que hay muy poca música de ese estilo hoy en día. La música está un poquito más oscura. La mayoría de éxitos, no digo todos, están más oscuros y que te refresque el oído una canción como otro ritmo diferente y con otra aura es bueno para el oyente”.

Más allá de los 'plays' y las visulizaciones, esto le ha servido para cerar una gira de conciertos este verano, reconoce que “no me he podido quejar en los años atrás en cuestión de trabajo, pero es verdad que, cuando una canción es un éxito al nivel del 'Mambo', pues se nota en absolutamente todo”. ¿Hace algo especial antes de salir al escenario? De nuevo nos encontramos con unas palabras que nos llevan a ese giro que ha dado a nivel de comportamineto y de hábitos: “No, son tantos años haciendo lo mismo, que uno lo tiene automatizado. Lo único que pido son mis botellitas de agua, que antes eran copas”. Y lanza una frase que bien podría ponerse en una taza de desayuno: “Quisiéramos tener la edad de antes con la experiencia de ahora”.




Reconoce que, a él, lo que le “gusta es pinchar”, pero dejar correr la imaginación en el estudio también le despierta el gusanillo del estómago. “Hay una cosa que he aprendido a lo largo de estos años, que es dejarme aconsejar. Normalmente los artistas, la mayoría, creemos tener siempre la razón. Y, a veces, no es así. He aprendido a escuchar y a ver las cosas desde otro prisma y es lo mejor que he podido hacer”, dice con un tono completamente sincero.

Uno que vira hacia la ilusión al hablar de cómo su 'Mambo' se ha convertido en una especie de himno en el vestuario del Deportivo de La Coruña. “Es una sensación maravillosa, porque soy del Sevilla y están hermanados con el Dépor desde hace muchos años es un sentimiento que tengo por el equipo desde hace muchos años”. Para él, que se refiere a Galicia “como mi segunda casa”, ha estado recubierto de un halo súper especial: “Cuando vi esto, vi el cariño que le daban los jugadores y los aficionados... encima, desde que ponen la canción, el Dépor no ha perdido ni un partido, han ganado la Liga y han subido a Segunda división. No se puede pedir más”. Y remata: “Contactaron conmigo para la fiesta del ascenso, pero como no se hace con mucha antelación, era complicado ir. Pero queda pendiente, porque la ocasión lo merece y me tratan muy bien ahí”.




MegaStarFM